Videojuegos ¿aliados o enemigos?

Los videojuegos pueden resultar aliados y generar beneficios en los niños y adolescentes, algunos de los beneficios son:

• Mejora la capacidad deductiva del niño
• Ayudan a los niños a ejercitar sus reflejos
• Los niños aprenden de forma sencilla la concepción espacial
• Aprenden a superar retos y desafíos
• Aprenden a decidir con rapidez.

Pese a los variados beneficios, hay dos aspectos fundamentales que se deben considerar: uno de ellos es el tipo de juego y el otro es el tiempo de juego, ya que algo que puede generar beneficios se puede convertir en un enemigo y dañar si no se controlan estos dos factores, es importante estar alertas, ya que cuando no existe control en el uso y cuando el juego se establece como prioridad ante otras actividades, son factores de alarma.

Algunos de los aspectos que pueden hacer que el videojuego sea adictivo, éste puede ser una perfecta vía de escape ante diferentes situaciones que generan una exigencia mayor, puesto que refugiarse en los juegos puede resultar muy ventajoso para que aquel niño o adolescente que tiene dificultades en la interacción social, o dificultades en el manejo de frustración.

Algunas de las consecuencias que el uso desequilibrado de los videojuegos puede generar en los niños o adolescentes son las siguientes:

• Dificultad para socializar
• Dificultad para diferenciar la fantasía de la realidad
• Tendencias a ser más irascibles y ansiosos
• Tendencias a mostrar más conductas agresivas
• Favorece a la aparición de la obesidad ya que se genera escasa actividad física.

Es sumamente importante recordar que todo lo que hacemos y lo que vemos, tiene un efecto en el cerebro. De ti depende que sea un aliado o enemigo.

Deja tus comentarios