Usa tus fracasos, no tus excusas

No hay nada más peligroso para un sueño que una excusa, porque terminará por ahogarlo. El mundo necesita que le des aquello para lo que naciste. ¡Inténtalo! Y si fracasas, inténtalo nuevamente con más fuerza y con la ventaja de la experiencia.

Winston Churchill definió el éxito como la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo. Entonces lo que está mal no es equivocarse, sino abandonar ese sueño, y lo peor que puedes hacer es auto engañarte, diciéndote a ti mismo que no pudiste por la situación, falta de apoyo u otros, cuando en realidad no lo alcanzaste porque te rendiste. No busque excusas, busca el error, aprende de él, inténtalo nuevamente y triunfa porque para eso naciste. Romanos 8:37 (RVR1960).

Deja tus comentarios