Tipos de paternidad

El ejercicio de la paternidad, es un rol absolutamente relevante en la formación de la identidad personal de un individuo, debido a que influye directamente en la manera en que nos relacionamos con el entorno, influenciando en la relación con amigos, pareja y hasta en el ámbito laboral.

Existen cuatro tipos de ejercicios de paternidad:

1. Papás exigentes: para estos padres lo más importante es el éxito y lo logros, la imagen que se muestra al entorno es lo más importante. Los hijos de padres exigentes crecen con muchas inseguridades ya que lo que más importa es la apariencia que se muestra a los demás. Siendo más importante como te ven los demás que como te sientes tú. Creando hijos inseguros, ya que siempre buscan la aprobación y aceptación desde afuera, no se les enseña a  valorarse a sí mismos, sienten la necesidad de mostrarse perfectos, aparentando la ausencia de problemas porque deben ser perfectos para ser aprobados.

Además de inseguridad, crecen con una continua insatisfacción, porque siempre falta algo para alcanzar o lograr, ya que la perfección no existe. El nivel de auto exigencia es muy alto, porque siempre se demandó mucho y las inseguridades son continuas por miedo a fallar y mostrar debilidad.

2. Padres impulsivos o inestables: este tipo de padres se dejan llevar por las emociones del momento y no por convicciones, de acuerdo cómo le va en el día reacciona con sus hijos, si está feliz, se ríe, juega, hace chistes, pero si está molesto, grita, tira las cosas, reclama, y no invierte tiempo para compartir con sus hijos. Los hijos de padres inestables, desarrollan ansiedad, pues constantemente están pendiente del estado de humor de sus padres, viven en constante miedo de hacer algo que pueda molestar a los demás. Aprenden a sentirse culpables del estado de ánimo de la persona que les rodean, ignorando su realidad emocional.

3. Padres ausentes o pasivos: este tipo de padres pueden estar presente físicamente pero ausentes emocionalmente, no existe conexión o vínculo afectivo entre ellos y sus hijos, no manifiestan iniciativa, creatividad, ni interés en aspectos relacionados con la vida de sus hijos. Los hijos de padres ausentes o pasivos crecen con un nivel de estima bajo, ya que sienten que no son suficientes o no son importantes, lo que genera conductas inseguras y de retraimiento, además de dificultad en las relaciones sociales.

4. Padres potenciadores:  este tipo de padres establecen límites firmes, manifiestan constancia y equilibrio, destacan ante sus hijos las capacidades y habilidades que poseen, también destacan el valor de sus hijos ante él y ante el entorno, conversan con sus hijos, los educan y los forman con una conciencia de propósito de vida. Los hijos de padres potenciadores crecen con un estima sana, capaces de reconocer sus habilidades y capacidades. Desarrollando a su vez, la capacidad de asumir la responsabilidad de sus comportamientos.

Recomendaciones:

• Es importante invertir tiempo para compartir con los hijos, no sólo en cantidad, sino también, en calidad. Sólo invertimos tiempo en aquello que realmente nos importa.

• Evita usar aparatos electrónicos cuando conversas con tus hijos, centra tu atención en ellos. De este modo, les demuestras que te importa lo que dicen y lo que sienten.

• Invierte tiempo en hablarles sobre las capacidades y habilidades que observas en ellos, evitando sólo hablar de lo que no hace, o lo que les falta mejorar.

Redacción: IG

Deja tus comentarios