Sigue cavando – Dante Gebel

37

¿Qué pasa cuando sientes que a medida que tu fe va aumentando, tu situación empeora? Y es que oraste, clamaste, profetizaste y al final del día la situación no mejoró; entonces piensas que Dios te falló y tienes miedo de volver a creer. Ciertamente es difícil entender y aceptar que a veces la lluvia no llega a la mañana siguiente, como pensabas que iba a suceder, y que los cielos guardan silencio porque aún no estás listo para recibir lo que Él tiene para ti.

Pero recuerda que Dios guarda todas sus promesas para el tiempo correcto y, mientras esperas, tienes que seguir cavando zanjas para poder acumular el agua de la lluvia que se avecina.

Deja tus comentarios