¿Quién puede ayudarme en la angustia?

Una de las pruebas por las que más pasan las personas muy amenudo es la angustia, sin importar credo, raza o religión, todos están propensos a vivirlo, lo único que puede salvarte de una mala decisión o de llegar al caos, es saber de que forma afrontar los miedos, temores, incertidumbres, dudas, preguntas, pensamientos, entre otros.

La angustia puede presentarse en nuestras vidas de muchas formas, sea por la pérdida de un familiar, el rompimiento de una relación, un divorcio, una crisis económica y el medio que nos rodea, todos estos asociados a la negatividad y la ansiedad, pueden llevarnos al borde de la locura, ya que en esos momentos la calma y la razón se revelan en nuestra contra.

Hay una manera eficaz de ir contra la angustia y poder escapar de ella hasta vencerla, controlando todo lo que puede estarla causando, la única forma es acudir a Dios, sí a “Dios”, y la verdad es que, su respuesta no será inmediata y mucho menos la que esperas, pero si será la respuesta que pueda controlar todo lo que te genere esa angustia en tu vida.

La mayoría de las personas suelen preguntarse incluso aún siendo cristianos, ¿dónde está Dios?, la respuesta es obvia, ¿no? Dios nunca nos abandona. Él es soberano y en su infinito amor tiene los mejores planes para cada uno de nosotros, lo que ocurre es que esos planes no siempre coinciden con nuestros deseos. A veces queremos algo y Dios no nos lo da, pero a veces pasamos por duras pruebas, como perder a un ser querido o el abandono, y sentimos que las cosas se salieron de control o de las manos de Dios. Y esto no es verdad. Es importante que sepas que sin importar el tamaño del proceso que pasas, un proceso es un proceso, y es en medio de esa angustia que debes tener presente que es Dios quien está contigo y que solo Él puede entenderte.

Si bien es cierto muchos conocen este dicho, “Dios obra de maneras misteriosas”, esto es fácil de decir pero difícil de vivir, es por eso que, quiero mostrarte cómo podemos recuperar la razón y cierta tranquilidad en esos momentos de angustia, en los que crees que vas a perder tu fe hasta llegar a la locura.

Una de las primeras cosas que debes saber es que, Dios sabe lo que nos duele, conoce nuestros sufrimientos, pero siempre tiene un propósito. En el libro de Lucas vemos cómo Jesús dice algo significativo a Pedro, que hoy aplica para cada uno de nosotros: Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos». Lucas 22:32. Todo lo que vivimos es parte de un proceso que nos enseña y ayuda a nuestro crecimiento y de esta manera nosotros también podemos enseñar y ayudar a nuestros hermanos.

Justo cuando estamos frente al problema y este se convierte en una angustia constante llena de incertidumbre y ansiedad, es en ese momento donde el camino se divide en dos y la decisión es una «quebrarse o fortalecerse», la opción es fortalecerse, aunque si bien es cierto resulte difícil en algunos casos, Dios siempre está y solo Él podrá ayudarte.

Reafirmar la fe no se da por hacer una lista de cosas, sino por tener una relación real con Dios que comienza por su gracia, por su deseo de amarnos y perdonarnos. Pero tener una relación profunda con Dios sí requiere que tengamos ciertas disciplinas espirituales, pues estas son las que nos permiten escuchar la voz de Dios, entender su propósito y levantarnos en los momentos difíciles.

Deja tus comentarios