Mujer fue sanada por oír el Evangelio de Jesús por Radio

Gagana y Shreyars vivían en un pueblo rural en Asia, donde la comunidad observa estrictamente las tradiciones y prácticas locales. La pareja era especialmente devota, pero enfrentó grandes problemas durante 15 años.

Los dolores de estómago estremecían el cuerpo de Gagana, seguidos de disturbios mentales. La pareja buscó alivio, pero las visitas y los tratamientos medicamentos no tuvieron efecto. Ellos llegaron a la conclusión de que la causa era espiritual, pero los rituales tampoco trajeron cura.

Con el paso del tiempo, el tormento de Gagana crecía – ella intentó suicidarse varias veces, pero Shreyars siempre intervino. Hasta que un vecino de la familia vio su sufrimiento y los invitó a escuchar un programa de radio que cuenta con apoyo de la organización Evangelio para Asia, que se transmite todos los viernes en su idioma particular. Desesperados por ayuda, la pareja pasó a sintonizar en la estación una vez por semana, durante cuatro meses.

Tratamientos, medicinas, rituales y sacrificios – durante 15 años, Gagana y su marido, Shreyars, intentaron todos los medios posibles, pero Gagana no sanaba de sus enfermedades físicas y tormentos espirituales.

Pero un viernes, algo especial sucedió. Mientras el predicador del programa de radio oraba por personas enfermas, Gagana dio un grito alto y se desmayó. Cuando ella recuperó la conciencia, percibió que los dolores de estómago habían desaparecido y su mente estaba clara, sin señales de disturbios mentales.

Después del milagro, Gagana y Shreyars fueron inmediatamente en busca del vecino y pidieron la dirección de la iglesia local. El domingo siguiente conocieron al pastor Rishaav, el mismo predicador del programa en radio, que escuchó su historia.

Hoy, Gagana y Shreyars forman parte de la congregación y están creciendo en su caminar cristiano, completamente liberados de lo que los aprisionaba en el pasado.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – GOSPEL FOR ASIA – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Deja tus comentarios