La Sangre y El Pacto – Pastor Javier Bertucci

32

Desde que Jesús murió en la cruz hubo un cambio de pacto y ese pacto fue firmado con sangre, si no se hubiese derramado sangre hace más de 2 mil años, todos estuviésemos sumergidos en el pecado. Nada puede usurpar la sangre de Cristo, y si no crees en esa sangre no podrás entrar en el nuevo pacto, porque nada te puede salvar, santificar y justificar sino la sangre. Lo único que te da acceso al nuevo pacto es la sangre de Cristo.

 

Deja tus comentarios