La nueva actualización de Windwos 10 trae GPU scheduling

El llamado «GPU scheduling», o programación de GPU, es una de las novedades de Windows 10 que muy probablemente no tengas en tu ordenador, pero que será de gran impacto en el rendimiento de los juegos.

¿En qué consiste el GPU scheduling?

Por ejemplo, pongamos que estamos ejecutando un videojuego; cada vez que se realiza una operación sobre la memoria, es necesario esperar a que el procesador (CPU), la ejecute para poder continuar. Ese tiempo de espera, aunque mínimo para un ser humano, es lo que termina traduciéndose en una pérdida de frames por segundo, al menos en teoría.

Pero, ¿y si la propia gráfica pudiese encargarse de esas tareas?

En eso consiste el HAGS (Hardware Accelerated GPU Scheduling, programación de GPU acelerada por hardware); como su nombre indica, con esta funcionalidad activa es la GPU la que se encarga de gestionar la memoria, lo que deja al CPU libre para hacer otras cosas más importantes.

Como resultado, el cuello de botella puede desaparecer o mejorar, y el procesador puede ir «más suelto». Es por eso que, desde la actualización de mayo de Windows 10, ya es posible activar esta funcionalidad si tenemos los últimos drivers de nuestra tarjeta gráfica.

Nvidia ya ha lanzado los drivers 451.48, y AMD ha anunciado que la versión beta de los drivers Adrenalin 20.5.1 ya soporta la nueva tecnología; por lo tanto, no deberíamos esperar mucho para poder usarla.

¿Se nota la diferencia?

Para poder activar la aceleración de hardware debemos actualizar los drivers de nuestra tarjeta gráfica, actualizar Windows 10 a la última versión, y acceder a «Configuración» y buscar «Configuración de gráficos».

Pero, ¿realmente notaremos los cambios?

Todo indica que depende mucho de nuestro equipo y del juego o aplicación que estemos usando. En equipos con poca memoria se nota mucho más, ya que la gestión de esta es más rápida; pero si tu ordenador es muy potente puede que notes pocas diferencias, o incluso ninguna.

Además, algunos usuarios que ya han podido probar la nueva función, afirman que lo notan más en ordenadores portátiles, donde la cantidad de memoria disponible suele ser menor y el hardware es menos potente.

Incluso, algunos juegos parecen disfrutar mejor que otros esta novedad. Entre ellos tenemos; Red Dead Redemption 2, muestra una subida de frames por segundo más notable; en otros, incluso parece ir peor. Pero en todos los casos, lo importante es que el procesador no está tan cargado; gracias a eso, el rendimiento en multitarea mejora, por ejemplo; podemos hacer streaming mientras jugamos.

Deja tus comentarios