La comunicación en pareja

Uno de los pilares fundamentales para el establecimiento de una sana relación es la comunicación, pues de acuerdo a como esta se plantee, puede fortalecer o debilitar la relación.

Sin embargo, pese a esta realidad, no todos sabemos la manera correcta o más sana de comunicarnos, muchas veces por diversas heridas del pasado o por un mal concepto elaborado de la comunicación, está lejos de fortalecer la relación, la empeora pues no se emplea de la manera adecuada. Sin bien es cierto que a través de la comunicación nos expresamos, hay diversos criterios que hay que considerar para que pueda ser efectiva o asertiva, así que, el tema de la comunicación no solo se basa en decir lo que pienso y siento, va mucho más allá.

Resulta fundamental entender que para lograr una comunicación asertiva, es sumamente importante el tema o contenido a abordar, la manera en que lo vamos a transmitir y el contexto en el que se realiza la conversación. No solo importa lo que decimos, sino que también importa dónde lo decimos y cómo lo decimos. En tal sentido, para lograr una comunicación efectiva en la pareja es fundamental que consideres las siguientes recomendaciones:

• Ten claro el objetivo, en ocasiones por la euforia del momento, olvidamos cual es el objetivo. ¿Es solucionar un problema¿ ¿Es que me entienda en algo determinado? ¿Se trata de aclarar una duda? ¿Por qué es tan importante el objetivo de la conversación? Porque de este modo, mis palabras se direccionan hacia lo que deseo lograr, deseo acercarme a mi pareja con esta conversación o deseo alejarnos, de acuerdo a ello, seleccionamos las palabras.

• Ten calma, si hablo desde el dolor o la herida, lastimaré y debilitaré la relación, si hablo desde la molestia o el estrés no aportaré soluciones, solo agrandaré el conflicto. Debemos tener un estado emocional que nos permita no solo expresar lo que sentimos, sino escuchar lo que siente el otro, de lo contrario, si solo expreso estableceré un monologo y no una conversación.

• Capacidad de escucha, debemos asegurarnos de que la otra persona esté en la capacidad y disposición de escuchar, no solo de oírnos. No solo se trata de querer hablar, se trata de saber detectar el mejor momento para hacerlo, esto requiere empatía. Si se siente agotado, hambriento, somnoliento, será difícil que esté atento, no porque no seamos importantes, sino porque hay necesidades que deben ser abordadas antes para generar la disposición de escucha.

• Evita suponer, suponer lo que piensa o siente el otro genera fricción en la relación pues no permites al otro expresarse, lo que genera un maltrato. Aun cuando ambos lleven años juntos, hay cosas que aún deben preguntarse pues no son adivinos, si hay algo que genera incomodidad, no supongas, pregunta.

• Vive el presente y suelta el pasado, lo que sucedió antes es imposible cambiarlo, lo único que podemos ajustar o cambiar es el presente, entonces de qué sirve traer al presente situaciones que ya son imposibles cambiar, esto no permite que la relación avance e impide que puedas disfrutar la relación y a tu pareja. Solo podemos disfrutar en tiempo presente.

Una relación es como una construcción, donde cada integrante coloca diversos materiales diariamente, de acuerdo a la calidad de los materiales aportados por cada uno, será la calidad de la relación que tengan. Ten en cuenta que la relación que deseas y sueñas tener debe ser construida diariamente con tus actos y palabras, pues esta es la materia prima de la construcción. Elige materiales que representen la relación que deseas.

Deja tus comentarios