Iota se disipó sobre El Salvador dejando 38 muertes tras su paso 

Iota se disipaba sobre El Salvador, el miércoles 18 de noviembre después de dejar 38 muertos, inundaciones y daños a la infraestructura vial en su paso, como huracán y luego como tormenta tropical en Centroamérica, ya devastada por el ciclón Eta hace dos semanas.

Las autoridades de Nicaragua, contabilizaban hacia el atardecer del miércoles la muerte de 16 personas, entre ellos siete fallecidos a causa del derrumbe en un macizo en el departamento norteño de Matagalpa, e inundaciones en el norte y sureste del país.

Por su parte Honduras, cerró el día con 14 personas que fallecieron soterradas en el occidente del país, en cuatro hechos distintos, a causa de las torrenciales lluvias que dejó la tormenta Iota.

Ocho de las víctimas eran miembros de dos familias que murieron en las aldeas Río Negro (tres) y Masincales (cinco), en el departamento de Lempira, mientras otras cinco personas de una misma familia fallecieron en La Fraternidad, departamento de Ocotepeque. En San Miguelito, Intibucá, la víctima fue una mujer de 77 años, identificada como María Juana Reyes.

Deja tus comentarios