Hoy se cumplen 198 años de la Batalla de Naguanagua

El 11 de agosto de 1822, fue liberada la Batalla de Naguanagua, un enfrentamiento militar que tuvo lugar durante la Guerra de la Independencia de Venezuela, entre las fuerzas realistas y patriotas con victoria de la segunda.

Todo inició el 30 de julio de 1822, cuando José Antonio Páez abandonaba el asedio de Puerto Cabello junto a sus 2 mil hombres, diezmados a causa del llamado vómito negro.

Mientras, los defensores que se encontraban a las órdenes del capitán general Francisco Tomás Morales, esperaban una expedición peninsular de 1.500 soldados.

Páez se reúne entonces junto a Carlos Soublette en Valencia, donde se entera que los realistas solo recibieron a Sebastián de La Calzada como refuerzo, así como también a algunos oficiales del llamado Caribe español.

Es entonces cuando el Capitán General Morales decide avanzar sobre Valencia, considerando a la ciudad como indefensa.

Justo a las 7:00 de la mañana del 11 de agosto, Morales ordena a sus tropas de línea, flanqueadas por las milicias, cargar hacia abajo sobre el enemigo, mientras las dos piezas de artillería descargaban su fuego.

El combate principal tuvo lugar en el ala derecha republicana, donde había 400 cazadores selectos entre todos los cuerpos, mientras que en la izquierda se encontraba el coronel Juan José Rondón, héroe de las Queseras del Medio y el Pantano de Vargas, quien estaba al mando de una compañía de ganaderos, otra de reclutas y un piquete de dragones, logrando así flanquear el piquete enemigo.

En el centro, por su parte, el coronel Manuel Manrique, hacía retroceder el ataque con dos compañías. En el momento que los realistas comenzaron a retroceder, la infantería enemiga los persiguió y respondieron formando un bloque sólido.

Fue entonces cuando los monárquicos decidieron volver a las alturas, lugar desde el que tenían sólidas posiciones, obligando así a Páez a parar su ataque.

A pesar de que durante los días siguientes seguían presentándose escaramuzas, Morales se negaba a bajar del cerro pese a las provocaciones que lanzaba a menudo Páez. Sin embargo, el 14 de agosto, Soublette llegó con su división desde el oeste, razón por la que el capitán general decidió retirarse a Puerto Cabello, donde llegaría cuatro días después.

Morales decidió entonces atacar Maracaibo, ya que sabía que la ciudad se encontraba débilmente guarnecida, y que además, contaría con el apoyo de los guajiros, quienes eran considerados como “acérrimos enemigos de la Independencia”, por lo que debió abandonar su artillería para llegar a su base.

Hoy se conmemoran 198 años de esta Batalla, la cual fue de gran impulso para lograr la Independencia de Venezuela.

Deja tus comentarios