Franklin López: “Por lo impredecible de la generación eléctrica es muy difícil que se cumpla el plan de racionamiento”.

Colegio de Ingenieros de Carabobo asegura que la problemática con el SEN continuará por un tiempo prolongado.

Valencia, 9 de abril de 2019 (Raúl Díaz Millán).- Franklin López, presidente del Colegio de Ingenieros de Carabobo en entrevista concedida al espacio radial “Al día con la información”, transmitido por “El Evangelio Cambia Radio 96.3 FM”, indicó que las  plantas generadoras que están operativas en la entidad carabobeña y en gran parte del territorio nacional en algunos casos están trabajando a un 60 o 70 por ciento  por lo cual se hace inevitable equilibrar la energía. “La demanda en Carabobo está por el orden de los 900 megavatios debido que la zona industrial está paralizada. Producto de los mega apagones se percataron que habían plantas termoeléctricas y han buscado la manera de activarlas a la mitad de la capacidad, generando de 400 a 500 megavatios que de alguna manera ayuda”,  sostuvo el directivo.

En relación a la delicada situación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) señaló: “El problema lamentablemente va a continuar. La solución tiene un lapso, es decir para sustituir el auto transformador en la Represa del Guri se requieren un mínimo de 15 meses”.Del mismo modo López recordó que alrededor de hace 12 años el gremio alertó sobre la situación que hoy se presenta,  y los responsables del SEN no tomaron cartas en el asunto.

Finalmente ofreció algunas recomendaciones, donde aconsejó  a los  usuarios que no poseen supervisor eléctrico bajar los breakers y subirlos paulatinamente después de restablecerse el fluido eléctrico  de acuerdo a la carga requerida por cada uno de los bombillos y electrodomésticos.

“El problema del agua es más grave que el problema eléctrico”.

Por otro lado, López fue enfático al señalar que para el Colegio de Ingenieros de Carabobo el problema del agua es más complejo  que el problema eléctrico. “Las plantas potabilizadoras y de saneamiento también poseen problemas de mantenimiento, al cabo de un tiempo va a ocurrir lo mismo que acontece actualmente, llegará un momento que el sistema se va agotar”, manifestó López.

En Aragua y Carabobo, si no se controla el nivel del lago de Valencia la situación se va a complicar.  “Tenemos tiempo notando que el agua tiene un olor bastante fuerte y el color del agua evidencia que existe contaminación”, agregó.

 

 

Deja tus comentarios