Europa y Estados Unidos retiran sus empresas de China

El porcentaje de empresas que abandonaron China encuestadas por el auditor de control de calidad y cadena de suministro QIMA fue del 80% para las empresas estadounidenses y del 67% para aquellas con sede en la Unión Europea. QIMA tiene más que evidencia anecdótica.

La demanda de sus auditorías en China se redujo en un 13%, ya que los fabricantes continentales están perdiendo sus clientes extranjeros más rápido debido a los costos asociados con los aranceles o están reubicando parte de su fabricación fuera de China para evitar esos aranceles.

Las empresas europeas se ven menos afectadas por la guerra comercial porque sus países no han aplicado aranceles a las importaciones chinas. Pero QIMA cree que tienen sus propios motivos para reducir su dependencia de la fabricación en China.

Deja tus comentarios