Día internacional Contra el Cáncer de mama

El cáncer de mama es una dura enfermedad que afecta a muchas mujeres en el mundo; es de hecho una de las principales causas de muerte ente las mujeres, y recibir su diagnóstico no es asunto sencillo de sobrellevar; sin embargo, es el diagnóstico precoz lo que representa una genuina oportunidad para ser una de las vencedoras de este flagelo.

Este es el caso de Luisa Álvarez, una mujer de 48 años de edad, esposa y madre de dos hijos, quien fuera diagnosticada con cáncer de mama en septiembre del 2009, cuando tenía 37 años. Hoy, se cuenta entre las sobrevivientes, y lejos de exagerar, lo es en verdad.

En septiembre del 2009, Luisa asiste a consulta ginecológica para un chequeo de rutina. Su médico le indica, que dentro de los exámenes a realizarse, debe hacerse una mamografía, en cuyo resultado, se encontraron ciertas anomalías en uno de sus senos, por lo que remitió a Luisa con una mastólogo oncóloga. Todo esto tomó por sorpresa a Luisa, puesto que, ella no presentaba ningún tipo de síntoma, y mucho menos, había advertido alguna irregularidad en sus mamas.

Lo que sería un chequeo de rutina se estaba convirtiendo en una pesadilla, pues su médico mastólogo le diagnostica cáncer de mama en etapa precoz. Tras el diagnóstico, fue sometida a cirugía, se realizó la respectiva biopsia de los tumores extraídos, que arrojó que los mismos eran malignos, confirmando el estadio de la enfermedad y el consecuente tratamiento que incluyó 30 sesiones de radioterapia, y también de quimioterapia.

“En algún momento creí que perdería la vida, así que, miraba a mi alrededor y veía a otras personas con cáncer terminal u otra enfermedad, y aún así luchaban; eso me hacía pensar y decir yo no tengo nada, yo estoy bien, yo estoy llena de vida, Dios me llena de vida, mi familia me llena de vida y yo quiero vivir», era el pensamiento de Luisa.

Sin duda alguna, esta enfermedad, cambia la vida de las personas, hace que se valore lo verdaderamente importante y se replanteen las prioridades. Para Luisa, representó una transformación en su forma de apreciar todo lo que Dios le había dado. «Se valora más la vida; dejas de aferrarte a lo material y piensas: tengo salud, mi familia está bien, están todos sanos; entonces, ¡todo está bien! Es como buscar el Reino de Dios… y lo demás, será añadidura», expresa Luisa conmovida por sus vivencias.

En la actualidad Luisa Álvarez, está totalmente recuperada del cáncer de mama, junto a su familia esperan el último chequeo médico para concluir su tratamiento.

«Librar esta batalla no fue nada fácil, pero quiero decirles a todas las mujeres que estén pasando por este duro proceso, que aunque sientas que no puedes más, mientras haya vida y fe, se puede salir a delante. No importa si tal vez no tienes el apoyo de alguien, o quizás tu médico te diga que no hay nada que hacer, aun así, aférrate a Dios y a la vida, porque sí se puede vencer el cáncer de mama. ¡Si yo pude, tú también!»

Esta valiente guerrera insta a todas las mujeres a nunca darse por vencidas, y no perder la fe en Dios. «Nunca pierdan la fe, ni las ganas de vivir; yo estoy viva gracias a Dios, y porque decidí vivir», enfatizó. Asimismo, señaló la importancia de velar por la salud, de realizarse el auto examen de senos, acudir a los especialistas del área de manera regular, puesto que, una detección precoz es determinante para salvar la vida ante el escenario del cáncer de seno.

En este Día Internacional Contra el Cáncer de Mama, alentamos a todas las mujeres que han sido diagnosticadas con esta enfermedad, que tomen en cuenta, que si muchas lo han superado, también es posible para ellas; que es necesario cuidar nuestro estilo de vida, y hacerlo saludable, estando también atentas para intervenir a tiempo sobre cualquier alteración de nuestra salud, y ante todo, mantener una confianza viva en Dios.

Deja tus comentarios