Delicia cremosa de ponche crema

En Venezuela existe un dulce frío inseparable a la hora de cualquier celebración: torta, quesillo y gelatina. La gelatina es el postre complementario para cualquier fiesta venezolana, en especial durante cumpleaños, y sin duda alguna, ¡durante la época decembrina!

Las variaciones de este delicioso dulce son infinitas, sin embargo existe una receta maravillosa que combina otro protagonista del mes navideño; él ponche crema. Esquisito postre caribeño inolvidable. Gelatina de ponche crema con autentico sabor venezolano.

Ingredientes:

  • Para la gelatina
  • Decoración (opcional)

Pasos a seguir para su preparación: 

1. Mezcla la leche condensada, la leche evaporada y el ponche crema.

2. Hidrata la gelatina sin sabor. Para realizar este proceso, vierte 1 taza y media de agua dentro de un bol. El agua debe estar templada, ni caliente ni fría. Rocía la gelatina en forma de lluvia poco a poco y reparte de manera uniforme a lo largo del bol. Lo ideal es utilizar un recipiente amplio, así la gelatina se hidratará mejor.

3. Luego, remueve bien la gelatina hasta lograr una mezcla homogénea. Deja reposar por 5 o 10 minutos. Cuanto más tiempo de reposo dejes la gelatina sin sabor, mejor se hidratará.

4. Finalmente, prepara el baño María para diluir la gelatina sin sabor. Solo necesitas 2 ollas, una grande y otra pequeña. Vierte agua en la cazuela más grande hasta cubrir 3/4 parte del cazo más pequeño. Recuerda, jamás debe caer agua dentro de la cazuela mas pequeña. Remueve sin parar, hasta que la gelatina se vea transparente, en ese momento la mezcla estará lista.

Es importante que disuelva la gelatina sin exceso de calor, pues una temperatura muy alta disminuye sus cualidades gelificantes. La correcta hidratación y diluido de la gelatina te garantizará una especie de masa elástica y de agradable textura.

5. Agrega la gelatina sin sabor a la mezcla que reservaste, poco a poco. Vierte en forma de hilo y remueve con una cuchara de madera sin parar, hasta integrar por completo al resto de los ingredientes. Si notas que la gelatina no se integra bien a la mezcla, puedes calentar el contenido al baño María y remover hasta homogeneizar todo. Utiliza solo el vapor del baño maría o aplica por poco tiempo, pues el exceso de calor perjudica la gelificación de la mezcla.

6. Agrega las dos tazas de frutas y remueve. Previamente escurre las frutas antes de integrarlas a la mezcla. El cóctel frutal puede ser de frutas tropicales o frutas del bosque, según tu preferencia.

Opción alternativa. Este paso lo puedes realizar también de la siguiente manera: te quedas solo con la mezcla de las leches, el ponche, y la gelatina. Luego, pasa directo al paso del molde. Vierte la mitad de la mezcla en el molde y, entonces, coloca una capa de frutas. Finalmente, vierte el resto de la mezcla y…, ¡listo!

7. Engrasa el molde con aceite vegetal. Para facilitar este paso, empapa una toalla de papel absorbente con aceite y luego unta sobre la superficie del molde. Acto seguido, vierte la mezcla final en el molde y da unos golpecitos en el fondo. Así se empareja la distribución de la mezcla. Refrigera la gelatina de ponche crema un mínimo de 2 horas, mejor aún si esperas de un día para otro.

8. Prepara la salsa de frutos del bosque. Coloca un cazo con el azúcar y el jugo de naranja, caliéntalo fuego medio-alto y espera hasta que hierva. Mueve frecuentemente y cuando alcance su punto de ebullición, hierve por 5 minutos más y remueve de vez en vez. Después, agrega las 4 tazas de frutos del bosque y calienta hasta que hiervan. Espera de 5 a 8 minutos o hasta que revienten los frutos y espese un poco la mezcla. Remueve constantemente. Una vez lista la salsa, deja refrescar a temperatura ambiente, cuela, cubre y reserva en el refrigerador durante 3 horas.

9. ¡A decorar! Saca la gelatina del refrigerador, deja reposar un rato a temperatura ambiente y desmolda con cuidado. Si utilizas un molde desmontable no tendrás problemas con las paredes de la gelatina. Sin embargo, para la parte de abajo o el fondo te recomiendo darle pequeños golpecitos antes de desmoldar. Luego, coloca un plato grande o bandeja encima del molde y voltea. ¡Listo! Adorna con 1 taza de frutos frescos y rocía la salsa sobre ellos. ¿El toque final? Unas hojas de hierbabuena.

Refrescante delicia cremosa, que podrás compartir con tus invitados y familiares, en fiestas cumpleaños y reuniones. ¡Date un gusto!

Deja tus comentarios