Deja libre a mi pueblo del Pastor Dante Gebel

 

De nada sirve hacer miles de congresos apostólicos y allí entre cuatro paredes gritar que estamos “empoderados” y proclamar que somos el cambio, si al momento que el Estado atenta contra nuestras convicciones desaparece el famoso “empoderamiento” que proclamamos y nos rezagamos acobardados. Ahora es el momento de tomar decisiones serias que pueden afectar el resto de nuestra vida y a la Iglesia de Cristo. O crecemos y cosechamos, adorando al Señor sin limitaciones caprichosas del faraón, o nos transformamos en borregos asustados, entregando las llaves del Reino a quien no tiene tiene temor de Dios o, peor aun, a quien ni siquiera lo conoce. ¡O todos o ninguno! Un mensaje crucial y poderoso.
Deja tus comentarios