De la frustración a la Esperanza

La frustración es tener expectativas de algo en un tiempo y no verlo cumplido en el tiempo deseado. Proviene del detenimiento de sueños o metas que la persona aspiraba alcanzar.

Es un sentimiento muy común, todos en algún momento nos hemos sentido así, el habernos esforzado, el haber trabajado, el haber creído y orado pero no haber obtenido los resultados que esperábamos puede generarnos una sensación de desilusión, de vacío y desesperanza, sin embargo, es importante que aunque es una sensación normal por la que todos hemos pasado, no nos quedemos estancados allí, pues nos limita a considerar nuevas oportunidades y nuevos caminos, perdiendo el propósito de nuestra vida.

¿Qué debemos hacer cuando sentimos que estamos viviendo en frustración?

Aprender a descansar: tener metas y emprenderlas hace que invirtamos energía en la realización de las mismas, cuando no lo logramos, nos sentimos vacíos, no sólo por no alcanzar la meta propuesta, sino también por el desgaste físico que conllevo la planificación y el esfuerzo en realizarla.  Debemos permitirnos tiempos de descanso, dormir permitirá recobrar las fuerzas, para alcanzar lo que nos hemos determinado.

Liberar la mente: mirar nuevas oportunidades que nos llegan, dejar de lado lo que no pudimos lograr,  y comenzar a ver los aprendizajes,  liberar la mente del fracaso tansformado los pensamientos y cambiando el enfoque.

Cambiar los habitos y patrones: cuando estamos frustrados debemos empezar a hacer cosas diferentes o nuevas para darle a la mente la información de que está pasando algo nuevo, generando expectivas nuevas.

Debemos entender que la vida se define no por las experiencias vividas, sino por como interpretamos lo que sucede. Romanos 8:28 dice TODAS las cosas nos ayudan a bien, aun lo que no alcanzamos en el tiempo que deseamos o cómo lo deseamos, obrará para que el propósito de Dios sea cumplido en nuestras vidas.

Redacción: IG

Deja tus comentarios