¿Cómo evitar el abuso infantil? Una alerta para los padres

Se considera ABUSO INFANTIL a toda acción ejecutada por un(a) agresor(a), que lastima intencionalmente a un menor, ya sea física, psicológica o sexualmente, incluyendo el actuar de manera negligente.

El abuso sexual infantil, consiste en la realización de actividades sexuales con un(a) menor. Este tipo de actos es considerado ABUSO, pues un(a) niño(a) no tiene la capacidad cognitiva, fisica y psicológica para participar en actividades sexuales, por lo cuál, cuándo una persona establece éste tipo de vínculos y relaciones con un (a) niño (a) comete un crimen, generando en la víctima consecuencias físicas, sociales y psicológicas que podrían durar toda la vida.

El ABUSO generalmente es cometido por una persona de poder e influencia sobre la víctima, y pertenecientes a su núcleo cercano, puede tratarse de un adulto o un (a) niño (a) mayor que la víctima. Algunos abusadores usan fuerza física, otros, usan formas menos obvias de coerción como la manipulación emocional, amenazas, entre otras.

Las personas que ejecutan el abuso sexual son denominados Pederastas. La mayoría de la gente emplea indistintamente los términos “pedófilo” y “pederasta” para referirse a quienes realizan este tipo de actos, considerándolos sinónimos.

Sin embargo, aunque profundamente se encuentran vinculados ambos conceptos no se refieren exactamente a lo mismo.

La Pedofilia se define como una parafilia, un tipo de trastorno sexual caracterizado por fantasías recurrentes, la Pederastia es, además de la propia parafilia, una práctica delictiva derivada de ella que provoca graves repercusiones en el desarrollo psicológico, social y sexual de la víctima.

En consecuencia, todos los pederastas son pedófilos pero no todos los pedófilos tienen porqué ser pederastas. No obstante, es importante resaltar que la fantasía recurrente lleva a la acción. Pues de acuerdo a lo que el ser humano emplea como alimento de su mente y su alma, tarde o temprano, lo ejecutará.

Es importante saber que ABUSO SEXUAL, no implica necesariamente el contacto físico entre el(a) agresor(a) y el(a) niño(a). Algunas formas de abuso sexual infantil incluyen:

-Exhibicionismo, o mostrarse desnudo(a) ante un menor.
-Manoseos o caricias.
-Penetración.
-Masturbación ante un menor o forzar a que un menor se masturbe.
-Comunicaciones obscenas como: llamadas telefónicas, mensajes de texto o interacción virtual.
-Producir, poseer o compartir imágenes o películas pornográficas en las que participen niñas(os).
-Relaciones sexuales de cualquier tipo con un(a) menor, inclusive vía vaginal, oral o anal.
-Mantener relaciones sexuales delante de un (a) menor aun cuándo este parezca dormido.
-Trata de menores con intenciones sexuales.
-Cualquier otra conducta sexual que es dañina para el bienestar mental, emocional o físico de un(a) niño(a).

¿Qué puedes hacer como Padre, Madre o Adulto Cuidador para evitar éste tipo de situaciones?

1. Educa a tus hijos sobre la sexualidad, ésta educación comienza desde pequeños cuándo le enseñamos las partes del cuerpo. Enseña los nombres correctos y enseña que puede mostrar y que no, que debe permitir tocar y que no.

2. Enseña a tus hijos que sus partes íntimas sólo ellos pueden tocarlas, los padres, tíos, abuelos, primos, hermanos, amigos, docentes, entrenadores, no tienen el permiso de tocarlas, incluso los médicos pueden hacerlo solo con autorización de los padres y en presencia de ellos. Evita decirle «nadie puede tocarte» pues la palabra nadie es muy general y no logran entender a quienes te refieres, por lo cual, debes ser específico.

3. Enseña a tus hijos desde edad temprana a asear sus partes íntimas, esto evitará que se exponga a que adultos invadan su intimidad, también les ayuda a resguardarse.

4. Enséñale que si una persona intenta tocarlos en sus partes íntimas o darles besos, deben decírtelo inmediatamente, ya que tú les creeras solo a ellos y harás lo necesario para protegerlos.

Observa la conducta de tu hijo ante los adultos, niños o adolescentes con los que comparte, si en algún momento, no tiene deseos de saludar, compartir o jugar, no le obligues, en privado pregúntale lo que sucede.

6. Supervisa el contenido al que tu hijo o hija tiene acceso al Internet y con las personas que se vincula a través de las redes sociales.

7. Enseña a tus hijos sobre el cuidado que debe tener al acceder al internet.

8. Evita tener intimidad sexual en la misma habitación que tu hijo asi este se encuentre dormido, este tipo de actos también es considerado un abuso.

9. Si tu hijo manifiesta haber sido víctima de abuso, busca ayuda profesional inmediatamente, no podrás evitar lo que sucedió pero podrás tener las herramientas necesarias para acompañarlo y orientarle en ese proceso. Y tú como adulto cuidador, podrás recibir las herramientas necesarias para vivir el proceso.

Indira Galíndez
Psicólogo Clínico
FPV 6934
@PsicoIndira

Deja tus comentarios