Aumenta el abuso de niños en el país en tiempo de cuarentena

El abuso sexual en contra de niños, niñas y adolescentes, se ha incrementado durante la cuarentena por el Covid-19. Desde que las autoridades capturaron a Gerardo Oliveros, «el monstruo de Barrio Bolívar», quien confesó haber abusado sexualmente de más de 100 niños, entre el 1 y el 16 de julio se conoció de otros 13 casos de violaciones a menores de edad en tres estados del país.

En el estado Zulia, otros siete hombres también fueron capturados por abuso a menores, mientras que una mujer fue detenida por permitir, a cambio de dinero, que su pareja cometiera actos lascivos contra su hija menor de edad.

Entre estos casos se encuentra un reincidente, un hombre de 36 años, quien ya había estado preso por pedofilia y actos lascivos contra su hijastra. El modus operandi: captaba a menores de 12 y 13 años a través del servicio de mensajería instantánea WhatsApp. Se hacía pasar por un muchacho de la edad de las víctimas para sacarles información. Luego, el “Papi Baby”, como se apodaba, intercambiaba bajo amenaza fotografías, cuyo contenido iba escalando con posiciones sexuales y desnudez, “amenazándoles con hacerle daño a sus padres si no le pasaban fotos”, reseñó La Verdad.

El pasado 25 de julio, un caso escandalizó al fiscal de la República, Tarek William Saab, quien pidió «todo el peso de la ley para estas aberraciones»: un hombre de 28 años drogó y violó a una niña de 11 años en la parroquia Punta Cardón del municipio Carirubana. Luego de ultrajarla la dejó abandonada entre escombros y basura.

El número de niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso, cada día se incrementa más en todo el país. Los estados de más frecuencia son: Zulia, Anzoátegui, Barcelona, Falcón, Táchira, entre otros.

El llamado de atención y alerta, más que, para las autoridades es para los padres, los que son los principales garantes de la protección y vigilancia de las conductas, actitudes y comportamiento de sus hijos en todo momento. En cuanto a los adolescentes, deben tener un chequeo constante de sus teléfonos celulares, pedir a la línea telefónica un registro de llamadas y mensajes, y vigilar los sitios de Internet que visitan con frecuencia.

Deja tus comentarios