17

En una iglesia de Reino, la mayoría de los miembros está sirviendo, para ellos no tiene sentido sentarse en el templo solo a recibir, porque les ha sido sembrado el valor de dar, el compromiso que han adquirido con el tiempo, de servir en la casa de Dios los motiva a dar todo lo que tienen en el Reino, pero no porque alguien se los exija, sino porque han descubierto el verdadero valor del servicio. Los servidores voluntarios de nuestra iglesia no reciben paga alguna, no porque sean inservibles, sino porque son INVALUABLES. Ellos no necesariamente tienen el tiempo o los recursos, pero sí tienen el corazón para darse a otros, y eso es lo que realmente importa. Quizá no son los más capacitados, pero son los más dispuestos.

Deja tus comentarios